La plantilla de Barcelona SC ya está en Paraguay, para jugar su partido ante General Díaz, por la vuelta de la primera fase de la Copa Sudamericana. En ese país aprovecharán su estancia para responder a dos expedientes disciplinarios que la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol) abrió en su contra.

Durante el juego de ida, el pasado 20 de febrero, se reportaron dos irregularidades según la Comisión Disciplinaria de la Conmebol, por lo que abrió los expedientes respectivos. El primero es por la detonación de petardos en las gradas y la segunda por la expulsión de Máximo Banguera.

Según el abogado del club, Jorge Reinoso, ambos hechos ya fueron justificados por el departamento legal, mediante escritos, el pasado 2 de marzo. Sin embargo, esperan reforzar su defensa con una comparecencia personal.

“Vamos a aprovechar nuestra presencia en Paraguay, para cuadrar las reuniones. Queremos que se archiven los expedientes, hemos enviado los descargos”, dijo Reinoso antes de viajar a Paraguay.

Se extendió en el tema de Banguera. “Fue una jugada de expulsión, pero no hay la intención de agredir al rival”, dijo el jurista, que viajó con la delegación canaria, la tarde del 4 de marzo.

Barcelona SC visitará a General Díaz este 7 de marzo, en el estadio General Adrián Jara, a partir de las 17:15. El partido de ida finalizó igualado 0-0, por lo que los porteños están obligados a ganar, para acceder a la segunda ronda del torneo.

“Conmebol abrió dos expedientes a Barcelona, el primero por detonación de un explosivo y el segundo por la expulsión de Máximo Banguera. Todo esto en el partido ante General Díaz”.

Tomado de: Bendito Fútbol.