Blanco de equipos mexicanos como el Club León o el Cruz Azul, Darío Aimar compartió su postura con respecto a su inminente traspaso al extranjero y confesó porqué fue “súper especial” el Clásico del Astillero disputado el anterior domingo en el que BSC venció 3×1 a Emelec.

“Si han existido rumores sobre la posibilidad de salir, yo me debo igual a Barcelona. Primero tengo que trabajar acá y si hay una oportunidad de salir, tienen que conversarlo Barcelona con mi empresario y los clubes interesados”, sostuvo el central esmeraldeño de 23 años en diálogo con los medios de comunicación.

“Yo tengo que seguir enfocado, porque por esas cosas no me voy a descuidar”, amplió Darío, quien también se refirió a lo que fue la victoria 3×1 de BSC sobre Emelec en el primer Clásico del Astillero del Año, en el cual tuvo la oportunidad de enfrentar y superar a su cuñado, Dixon Arroyo, volante del Bombillo.

“Más que por jugar el Clásico, fue un partido súper especial para la familia por mi cuñado, nos jugamos más que un Clásico. Nos deseamos lo mejor y que ganara el mejor, y tuve la oportunidad de hacerlo”, comentó Aimar, quien ante le pregunta de si lo trató “con cariño” a su familiar, respondió: “hubo un pistón por ahí”, entre risas.