Los canarios no encontraban la ruta correcta para marcar el gol que les de tranquilidad en el desarrollo del compromiso ante Deportivo Cuenca, sin embargo minutos antes de finalizar el encuentro, Yilmar Steven Zamora ingresó al terreno de juego y con potente remate venció al porteo morlaco y sentenció el partido.

Posterior al cotejo, Zamora dialogó con los medios de comunicación analizando el marcador, los tres puntos y además reveló las verdaderas razones por las que no pudo contener sus lágrimas en su efusivo festejo del segundo gol.

“Se me salían las lágrimas porque viví un momento complicado. Agradecerle a Dios, al presidente, al profe, a mis compañeros, estuvieron conmigo cuando más lo necesité; por eso Barcelona es el equipo más grande del país”.